Los vehículos actuales están cada vez más equipados con medidas, características y otros elementos que aumentan la seguridad de los conductores, de los demás conductores y de los peatones. Pero también hay elementos que casi siempre han estado presentes y son esenciales para una movilidad armoniosa y segura para todos.

Por supuesto, están ahí para señalar a otros conductores y alertarles de lo que estamos haciendo al volante. Pueden decirnos que giremos a la derecha en el siguiente cruce, o que tomemos la segunda salida en una rotonda. También pueden utilizarse para indicar que vamos a parar. No utilizarlos puede suponer la diferencia entre un accidente trágico y la ausencia de accidente. Por eso son tan importantes y deben ser utilizadas por todos los conductores en todo momento.

Pero, ¿y si los indicadores van demasiado rápido? Esto es algo que le ocurre a mucha gente. Por la noche, los intermitentes se encienden más rápido de lo normal -es decir, parpadean más rápido- y esto es una anomalía que hay que tener en cuenta.

Si tiene lo que se conoce como una luz rápida en su coche, debe ocuparse de ella rápidamente, ya que es una señal de que necesita ser reparada. Es importante que lo hagas, por tu propio bien como conductor, por la seguridad de los demás y para cuando quieras pasar la ITV. En este artículo, aprenderás más sobre las posibles causas de que el manómetro vaya demasiado rápido y cómo solucionarlas.

¿Por qué es tan importante el indicador?

La respuesta a esta pregunta es sencilla. Piensa en los viajes más habituales que haces con tu coche y recuerda todas las situaciones en las que un intermitente es imprescindible. Los intermitentes se utilizan en los adelantamientos, cuando necesitamos señalizar nuestra salida de una rotonda, cuando estamos en un cruce, al detenernos, al salir de una autopista, etc.

RELACIONADO:  ¿Qué ocurre si se mezcla gasolina sin plomo 95 y 98 en un coche

En la gran mayoría de los casos es sumamente importante utilizarlos con precaución, ya que los conductores y los vehículos que circulan detrás de nosotros no tienen por qué adivinar nuestra ruta ni nuestros movimientos al volante. Según datos de la Dirección General de Tráfico, el mal uso o no uso de los intermitentes es una de las principales causas de accidentes en España.

Razones para encender las luces demasiado rápido

Si tenemos en cuenta que los intermitentes son uno de los factores más importantes para la seguridad vial, es lógico que los intermitentes de su coche estén en buen estado y funcionen correctamente en todo momento. Esto no se aplica si los indicadores LED parpadean demasiado rápido.

Es importante entender por qué un indicador parpadea más rápido que el otro, o por qué ambos indicadores parpadean demasiado rápido. En primer lugar, es importante saber que se trata de componentes eléctricos, por lo que el problema casi siempre está causado por un fallo eléctrico. Estas son las causas principales.

Bombillas: Esta es una de las principales causas. El coche tiene una bombilla defectuosa y el interruptor reacciona a esta anomalía abriendo y cerrando el circuito más rápido de lo normal.
Tensión defectuosa: Es posible que la bombilla esté en perfecto estado pero parpadee muy rápido. El problema puede ser que el interruptor no esté en la combinación correcta. Como el circuito no recibe la tensión correcta, se abre y se cierra más deprisa, provocando un parpadeo rápido.
Conexión a tierra: Otra causa podría estar relacionada con el sistema de conexión a tierra. Se trata de un componente muy importante, ya que evita que la electricidad estática se descargue en el vehículo. Si se ha acumulado suciedad en este componente, o si no está conectado correctamente al circuito, ésta podría ser otra causa del parpadeo rápido.

RELACIONADO:  Por que limpiar inyectores

Cómo solucionar problemas y pasar la ITV

Puede que ahora estés pensando que un intermitente rápido no es necesariamente un peligro para la seguridad vial. Después de todo, sigue funcionando. La Agencia de Carreteras lo ve de otro modo. Antes de la ITV, comprueba el funcionamiento del intermitente, así como el estado de la batería, el nivel de aceite y los cristales, y repáralos o cámbialos si es necesario.

Si la luz indicadora de su vehículo parpadea menos de 60 veces por minuto o más de 120 veces por minuto, podría ser multado. Por supuesto, esto es motivo para no pasar la ITV, ya que se trata de una infracción grave. Esto sugiere que se trata de un problema que debe abordarse rápidamente en cuanto se detecta.

Si tiene un problema con las luces de su vehículo, no hay razón para retrasar su reparación o sustitución. El coste de reparar o sustituir las luces no es caro en absoluto y se considera un problema muy fácil de solucionar. Si tiene un problema de este tipo, lo mejor es que acuda a un taller de confianza para identificar el problema y repararlo lo antes posible. Así te asegurarás de no tener problemas para pasar la ITV y evitarás posibles sanciones en el futuro.