El uso principal de las llantas que son arrojadas desde nuestros vehículos es para servir como combustible en las cementeras.

Carlos Arribas Ugarte, Ecologistas en acción. Revista El Ecologista nº 87.

Tabla de contenidos

  • ¿Cómo contribuyen las NFU a la contaminación ambiental?
  • Peligro de incendio
  • Químicos tóxicos
  • NFU y el peligro de deterioro de la salud pública
  • Enfermedades y plagas
  • El reciclaje de llantas como solución al problema

¿Qué impacto tienen los neumáticos usados ​​en el medio ambiente?

  • Los neumáticos son difíciles de quitar. Están compuestos por caucho, acero, fibras textiles y productos químicos y aceites minerales como el azufre, el óxido de zinc y el negro de humo. El caucho es un material compuesto en un 70% por petróleo. Además, en este caso se somete a un proceso de vulcanización química para darle mayor resistencia y durabilidad. Por esta razón, son tan difíciles de descomponer y reciclar.
  • Ocupan grandes espacios en los vertederos. Los neumáticos son voluminosos y pesados, además su producción es alta. Según datos de la UE, la producción mundial de neumáticos es de unos 1600 millones al año, y cada año se tira casi la misma cantidad de neumáticos usados.
  • Son difíciles de extinguir en caso de incendio. Como decíamos antes, la goma ha sido tratada para hacerla más resistente. De esta forma, aumenta su poder calorífico y en caso de combustión, es capaz de arder durante más tiempo. Por este motivo, la presencia de neumáticos dificulta las labores de extinción en caso de incendio.
  • Acumula gases, lixiviados y nocivos. En los vertederos, los metales pesados ​​y los compuestos químicos que componen los neumáticos se desprenden y se mezclan con otros líquidos, dando lugar a lodos y lixiviados tóxicos. Estos lixiviados contienen sustancias nocivas y cancerígenas que, al filtrarse, contaminan el suelo, las aguas subterráneas, los palangres y la vida silvestre.
RELACIONADO:  Como saber si un embrague es autoajustable

REVALUO es nuestro sistema de recuperación y reciclaje de residuos que calienta, no quema. Nuestra tecnología permite tratar los neumáticos usados ​​y recuperar su esqueleto de acero y fibra; y extraer de ella combustibles de alto poder calorífico. Todo esto mientras genera emisiones mínimas (*menos de 4 g/h por tonelada) y crea cientos de puestos de trabajo.

Una revolución inminente

A medida que el mundo del automóvil vive su «revolución eléctrica» ​​y comienza a alejarse de los motores de combustión interna basados ​​en combustibles fósiles, uno de sus complementos fundamentales -los neumáticos- se retrasan la introducción de cambios drásticos en sus diseños.

Y estos cambios son especialmente necesarios para la movilidad eléctrica autónoma. Debemos recordar que los neumáticos son una parte fundamental de nuestros coches y la única que entra en contacto con el suelo. En la próxima era de autos totalmente autónomos, gran parte de la orientación provendrá de sensores instalados en el interior.