El tubo de escape tiene como finalidad eliminar de la mecánica del automóvil los residuos que deja el motor de combustión interna que lo hace funcionar. Hay varios indicios de que hay un problema no solo en la misma tubería, sino también en el motor del vehículo. A continuación, veamos la lista de problemas que pueden causar olor a gasolina.
El motor de un automóvil funciona gracias a una mezcla muy precisa de combustible y aire. Un desequilibrio entre las cantidades de estos elementos puede causar problemas operativos. Cuando el tubo de escape emite un olor desagradable a gasolina sin quemar, generalmente es una advertencia de que el escape tiene demasiada combustión incompleta. Básicamente, hay 4 fallas de componentes principales que pueden causar este problema.

1.- Mal estado de las bujías

Las bujías pueden desgastarse o fallar por completo con el tiempo o debido a problemas mecánicos. Esto sucede porque el electrodo de la bujía se desgasta, ensanchando el espacio de la bujía y provocando así una combustión incompleta. Por lo tanto, el combustible crudo se descarga a través del tubo de escape.

2.- Mal estado de bobina de encendido o distribuidor

Estos elementos proporcionan corriente eléctrica a las bujías para crear la chispa que inicia la combustión. Si fallan, es posible que la chispa no alcance la temperatura adecuada para encender el combustible en la cámara de combustión y despida un olor a combustible crudo.

RELACIONADO:  Porque es importante el catalizador en un carro

3.- Fugas en el carburador o inyector de combustible

Ambos regulan el flujo de combustible dentro de la cámara de combustión. Si uno de ellos comienza a perder aceite, se producirán demasiados gases de escape. Esto hace que la gasolina sin quemar ingrese al escape y cree un olor característico.

4.- Fallo informático

Si la computadora no puede leer adecuadamente la mezcla de aire y combustible, puede interpretar que la mezcla que alimenta al motor no tiene suficiente gasolina y aumentar el flujo de combustible hacia la cámara de combustión.