Que pasa cuando se rompe la correa del alternador

Analizamos las causas de la rotura de la correa del alternador, qué funciones tiene y qué debemos hacer para evitar que se rompa accidentalmente.

¿Qué es una correa de alternador y para qué sirve?

La correa utiliza la rotación del motor para mover la bobina del alternador, que genera una corriente de aproximadamente 14 voltios.

El alternador está conectado a la batería del vehículo y utiliza esta corriente para cargar la batería mientras el motor está en marcha.

En la mayoría de los vehículos, la correa del alternador también acciona otros componentes mecánicos del vehículo, como la bomba de agua o la polea de la dirección asistida.

Algunos vehículos están equipados con una correa de alternador específica, por lo que en la mayoría de los casos una correa de alternador rota hará que el vehículo se detenga por completo.

¿Cuándo se debe cambiar la correa del alternador?

Debe sustituirse en los intervalos especificados por el fabricante del vehículo: normalmente cada 5 años o cada 100.000 km de conducción.

También debe sustituirse cuando se encuentren grietas o lo recomiende un mecánico de confianza.

Se trata de una pieza que cuesta menos de 30 euros. Si sustituyes la correa del alternador en un taller, la intervención técnica no te costará más de 100 euros para un coche de gama media.

RELACIONADO:  Porque es tan caro el catalizador de los carros

¿Por qué se rompe la correa del alternador?

Tanto si sustituimos la correa del alternador en el plazo previsto por el fabricante del vehículo como si no, puede romperse por los siguientes motivos

Instalación incorrecta de la correa

Una correa demasiado estirada está sometida a una tensión adicional que puede provocar su rotura prematura. También puede dañar el eje de la polea o los engranajes que soporta.

Además, si la correa está bajo tensión puede resbalar, lo que también puede causar un desgaste excesivo, por no hablar de que la correa puede llegar a soltarse, interrumpiendo la carga de la batería y dejando inoperativos otros componentes como la dirección asistida o la bomba de refrigeración.

Correas con depósitos de suciedad dura

Los depósitos duros pueden provocar grietas en los microagujeros y causar la rotura de la correa del alternador.

Poleas o engranajes en mal estado

Si el eje de la polea y los engranajes están torcidos, vibran o tienen una gran resistencia a la rotación, la correa estará sometida a un esfuerzo adicional, lo que acelerará el proceso de desgaste.

Secado prematuro o agrietamiento de la banda

Este fenómeno suele producirse en vehículos que se utilizan con poca frecuencia y que suelen estar aparcados al sol todo el día.

Las altas temperaturas constantes y repetidas en el compartimento del motor pueden hacer que la correa se seque prematuramente. Con el tiempo, aparecen grietas que dan lugar a fracturas.

Ahora que conocemos la causa de la rotura de la correa del alternador, no hace falta decir que no sólo hay que sustituirla según las especificaciones del manual de servicio del vehículo, sino que hay que comprobar su estado regularmente para evitar que se rompa.